árboles talados

Arbolado público: más que un capricho, una necesidad

Parte del arbolado público de la Calzada San Luis, en el barrio de Pueblo Nuevo, de la ciudad de Matanzas, fue talado recientemente. Esto trajo gran asombro a los transeúntes, quienes especularon sobre las causas y plantearon diversas hipótesis. Sin embargo, la verdadera razón para cortarlos obedeció a los estragos ocasionados en las viviendas más cercanas, aceras, alcantarillado de la zona y cañerías debido al crecimiento desmedido de las raíces de estos árboles.

Aceras rotas debido al crecimiento de las raíces.

Leonel Pérez Orozco, conservador de la Ciudad de Matanzas, comentó que a partir de la opinión de los vecinos y la utilización de las especies correctas, no se deben dejar de replantar nuevos árboles, acerca de lo cual expresó:

“Los vecinos exigen que se quite el árbol de frente a su casa, por muchas razones, desde la humedad o los insectos hasta las hojas; pero está claro que eso no puede ser tampoco así, o sea, hay que intencionarlo de manera tal que los vecinos comprendan que un espacio público lleva arbolado y más esas calzadas.”

Luego de repetidos planteamientos y quejas durante varios años ante diversas instituciones por parte de la población afectada, la Dirección municipal de Servicios Comunales ejecutó los trabajos.

Yovanny Rodríguez Ramos, subdirector de la entidad, expresó que esta tala se llevó a cabo para evitar más estragos e incomodidad entre los vecinos. Luego de estas acciones sigue un proceso de tratamiento a las raíces para eliminarlas y que no continúen  creciendo.

La desacertada selección de las especies sembradas, en este caso con raíces radiculares (con crecimiento hacia los costados), en lugar de las adecuadas, con raíz pivotante (de crecimiento vertical); al mismo tiempo que la falta de poda sistemática, contribuyeron al crecimiento excesivo de sus raíces y follaje con diversas afectaciones a la infraestructura urbana.

Raíces radiculares

Zunildo Lázaro Barreiro Barreras Crespo, vecino del lugar, nos explicó:

“Si no se le hace una poda sistemática sucede eso, las raíces siguen creciendo, buscando la forma de alimentarse. Ese fue el principal problema que trajo como consecuencia que las raíces fueran levantando las aceras y los suelos de las casas”.

Piso levantado

“Ya el daño está hecho, eso no tiene solución, porque ya las raíces rompieron lo que iban a romper. Resta ahora sacar esas raíces, destoconar, sembrar el arbolado adecuado y darle el tratamiento cultural que llevan, que es la poda sistemática”.

Muro roto

El arbolado público de las ciudades no solo cumple funciones estéticas, sino también ambientales. Cuidarlo debe constituir una prioridad para las instituciones y la población matancera. (ALH)

Acerca Eliane Táboas Merino

Un comentario

  1. Juan Carlos Subiaut Suárez

    La acción de poda fue ineludible. La aclaración del Conservador, muy oportuna. Pero el paso subsiguiente, la resiembra con nuevos árboles, estos de raíces de crecimiento vertical, no puede esperar mucho. No sólo por el efecto estético o la necesaria sombra. La ciudad necesita de pulmones. Sugiero a las entidades y funcionarios involucrados que definan fechas potenciales para la ejecución de la resiembra y se informe a la población por todos los medios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *