Adopta Lula medidas tras intento golpista

La suspensión del gobernador de Brasilia por 90 días, la denuncia del robo de armas en el Gabinete de Seguridad Institucional, la visita del presidente electo Luis Inácio Lula da Silva al lugar de los disturbios, el desalojo de campamentos bolsonaristas en la capital brasileña y las expresiones de apoyo del mundo representan los principales hechos ocurridos en el gigante suramericano tras el intento golpista de este domingo.

El magistrado del Supremo Tribunal Federal (STF) de Brasil, Alexandre de Moraes, suspendió del cargo al gobernador del Distrito Federal de Brasilia, Ibaneis Rocha. El juez confirmó que Rocha tenía conocimiento de la planificación de los violentos acontecimientos protagonizados por simpatizantes del expresidente Jair Bolsonaro.

Foto: EFE

«Absolutamente nada justifica la omisión y conspiración del secretario de Seguridad Pública y del gobernador del Distrito Federal con delincuentes que previamente anunciaron que cometerían actos violentos contra los poderes constituidos», declaró De Moraes sobre la publicación de la convocatoria en medios hegemónicos de Brasil.

Gobierno brasileño denuncia robo de armas

El ministro de la Secretaría de Comunicación Social de la Presidencia de Brasil, Paulo Pimenta, denunció en la noche del domingo la sustracción de armas y municiones del Gabinete de Seguridad Institucional, en el Palacio del Planalto, uno de los tres objetivos de las violentas manifestaciones.

Junto a Pimienta, el secretario del Ministerio de Justicia, Wadih Damous calificó de «muy grave» la sustracción del armamento destinado a la seguridad presidencial, así como el hecho de que manifestantes violentos posean armas letales, de las que tenían información, desde dentro de la institución, de dónde encontrarlas.

Más de 1 200 bolsonaristas detenidos en Brasilia y las disculpas de Bolsonaro

Golpistas asentados en campamentos frente al cuartel general del Ejército brasileño fueron desalojados este lunes, sin el uso de violencia, por fuerzas policiales del Distrito Federal tras la orden emitida por el juez del Supremo Tribunal Federal de Brasil, Alexandre de Moraes para que abandonaran el lugar en un plazo de 24 horas, informa Telesur.

«Nada justifica la existencia de campamentos terroristas, financiados con la complacencia de las autoridades civiles y militares de manera totalmente subversiva y sin ningún respeto a la Constitución», comunicó De Moraes.

Los más de 1 200 detenidos en el marco de las acciones de desalojo significaron la base de los hechos violentos ocurridos este domingo, pues ocupaban este lugar desde la toma de posesión de Lula el primero de enero.

La medida contra los extremistas de derecha y seguidores del expresidente Jair Bolsonaro responde a la voluntad de los encargados de la seguridad del Distrito Federal, entre ellos su máximo responsable, Ricardo Cappelli, quien asegura que no permitirán la continuidad de concentraciones que funcionen como incubadoras de planes contra el Estado Democrático de Derecho.

Jair Bolsonaro, expresidente de Brasil Foto: AFP

Residente del estado de Florida en los Estados Unidos, el expresidente brasileño condenó los violentos disturbios protagonizados por sus partidarios ocurridos en la capital de Brasil y aseguró repudiar las acusaciones de Lula sobre su responsabilidad ante los hechos.

«Las manifestaciones pacíficas, dentro de la ley, son parte de la democracia. Sin embargo, las depredaciones e invasiones de edificios públicos como las ocurridas hoy, así como las practicadas por la izquierda en 2013 y 2017, escapan a la regla», escribió Bolsonaro en su cuenta de Twitter.

Según Lula, los manifestantes, a los que calificó de «vándalos y fascistas», fueron alentados por los discursos extremistas de Bolsonaro, y responsabilizó al ultraderechista, quien ni siquiera asistió a la ceremonia de traspaso de poder. «Esto también es su responsabilidad y de los partidos que pertenecen a él», aseveró el presidente.

Lula visita la escena de los disturbios y dialoga con gobernadores y la Corte Suprema

El presidente Lula da Silva toma medidas recias con los manifestantes desde la toma de control de la manifestación violenta. El mandatario decretó la intervención federal del área de seguridad de Brasilia hasta el próximo 31 de enero, decisión que responsabiliza a policías regionales con el control del Gobierno central durante ese período.

Tras la solicutud de Lula de intervenir en el Distrito Federal ante invasiones a sedes de los tres poderes, el timonel del Senado brasileño, Rodrigo Pacheco, regresará este lunes con carácter urgente a la capital donde realizará en conjunto con la Cámara de Diputados una sesión extraordinaria.

Este lunes Lula dialoga con la titular de la Corte Suprema, Rosa Weber, y gobernadores brasileños.

Lula inspecciona los daños infligidos por manifestantes al Palacio de Planalto, en Brasilia. Foto: AP

Junto a Weber el mandatario recorrió este domingo las instalaciones dañadas en el Palacio del Planalto y en la sede del Supremo Tribunal Federal (STF).

Los daños incluyen obras de arte y esculturas del patrimonio cultural brasileño, ordenadores, puertas, ventanas y espacios, como la habitación que corresponde a la primera dama, Rosângela Lula da Silva, y la oficina del ministro de la Secretaría de Comunicación Social, Paulo Pimenta.

En el Supremo Tribunal Federal los manifestantes atacaron la llamada Sala de los Bustos, con esculturas de personalidades importantes del país, retiraron el escudo de armas de la República y robaron una réplica de la edición original de la Constitución, informa Rusia Today.

Cuba y el mundo apoyan el Gobierno elegido democráticamente en Brasil

El primer secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y presidente de la República, Miguel Díaz Canel Bermúdez, denunció en su cuenta de la red social Twitter los hechos ocurridos en Brasil este domingo, que buscan generar el caos en el gigante suramericano.

Asimismo, el ministro de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez Parrilla, en la misma red social hizo un llamado al respeto de la voluntad del pueblo brasileño, el cual escogió a Lula como presidente de la nación.

Mandatarios de América Latina se sumaron a la solidaridad y apoyo al gobierno brasileño, entre ellos Nicolás Maduro, de Venezuela; Andrés Manuel López Obrador, de México; Gustavo Petro, de Colombia, y Gabriel Bortic, de Chile.

Al momento del estallido de los ataques en Brasilia, Lula da Silva cumplía agenda oficial en Araraquara, ciudad paulista con áreas devastadas por fuertes lluvias, e inmediatamente acortó el viaje y retornó a la capital tras controlarse la situación en la Explanada de los Ministerios.

Durante su alocución, el exsindicalista afirmó que hubo falta de vigilancia y protección en la capital, y prometió que los terroristas serán encontrados y castigados. (ALH)

Acerca Anylisec Grau Boffill

Cubana, feminista, de izquierdas, periodista. Viviendo en gerundio.

Le puede interesar

Retoman identitaria procesión en Ceiba Mocha

Moradores del poblado de Ceiba Mocha, en la periferia de Matanzas, retomaron la identitaria procesión …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *