Alejandro Ramos Silvera, siempre cerca del ajedrez

La Federación Cubana de Ajedrez encuentra en los jugadores de Matanzas excelentes practicantes, pero aspirar a un lugar en una de sus categorías a nivel de país lleva talento y dedicación.

Roberto Alejandro Ramos Silvera o Ale, para sus amigos más cercanos, ocupa un lugar privilegiado a esa instancia en la categoría Sub 21, en la cual es el único de la llamada Atenas de Cuba.

Da gusto escuchar como Martica, su madre, rememora los inicios en el juego ciencia: Alejandro empezó en tercer grado, lo puse ahí porque aunque lo que él quería era pelota, el ajedrez quedaba más cerca.

Poco a poco se ganó una posición y logró incluirse entre los mejores lugares en las competencias; es decir, fue bueno desde chiquitico. Nunca pensé que le fuera a gustar, ya te digo…lo puse ahí porque no tenía tiempo para llevarlo al béisbol y eso me era más cómodo, por ahí están las fotos, comenta.

Cuando comenzó a ganar vi que le gustaba, hubo un tiempo en que se quejó un poco por su entrenador, pero cuando llegó uno bueno empezó a coger fuerza de nuevo y mientras más premios ganaba más se embullaba y más se exigía, narra la progenitora.

Yo quería que estudiara una carrera a tiempo completo, pero él quiso el deporte –confiesa -, mientras cruza las manos, lo mira y sonríe porque sabe que frente al tablero su hijo es feliz.

A pesar de dedicar la mayor parte del día a alfiles y peones, Alejandro también estudia en el curso por encuentros de la Universidad de Matanzas Licenciatura en Cultura Física; por la constancia es capaz de llevar a la par los estudios y el entrenamiento.

Este ajedrecista desde que entendió los retos del tablero no duda qué es lo que quiere ser, y lo distingue la disciplina en la práctica. Aspira a competir en Juegos Centroamericanos porque ve en ellos una cita de prestigio para representar al país en otras partes del mundo, confía en el ajedrez cubano y desea aportar mucho más a sus resultados.

Alejandro cree que todos los niños deben crecer vinculados al deporte porque contribuye a la disciplina, y ejemplifica: “El ajedrez te beneficia para los estudios al exigir mucho a la mente y sobre todo ayuda en las Matemáticas ya que requiere análisis.”

Desde las primeras competencias Martica no puede deshacerse de la ansiedad hasta el final; nunca acompaña a su hijo, porque -según Ale- lo pone nervioso. “Hasta que no termina no vivo”, dice ella con una expresión en el rostro como si reviviera uno de esos días.

Este dúo es imparable, hay medallas que ganar, sueños por cumplir para Alejandro y frutos que recoger para Martica; en la partida de sus vidas. Integrar la Federación Cubana de Ajedrez en la categoría Sub 21 a nivel nacional es ya una jugada que premia el sacrificio del pasado y encamina el éxito del futuro. (ACN)

Acerca Redacción TV Yumurí

Le puede interesar

Canoísta cubana avanzó hoy a la final del Mundial de Velocidad de canoa

La canoísta cubana Yarisleidis Cirilo avanzó hoy a la final A de la monoplaza (C-1) a 200 …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.