¿Podemos hablar de sexo con nuestros hijos adolescentes?

¡Claro que sí! Conversar con nuestros hijos sobre sexualidad es un imperativo. Es mejor que lleguen a este importante momento de sus vidas preparados y con los mínimos conocimientos. ¿No lo creen?

No obstante, ¿cómo responder a sus intereses? ¿Cómo ganar su confianza? ¿Qué hacer ante las múltiples dudas que pueden, y deben, aparecer ante esta nueva etapa de sus vidas? ¿Cuánto podemos hacer, desde la familia y nuestro papel de padres o abuelos, para lograr que su sexualidad sea plena y no adopten conductas de riesgo?

En primer lugar, debemos saber que cuándo tener sexo es un tema muy importante en la vida de los adolescentes y jóvenes, pero sobre todo hay que tener bien claro, desde nuestra posición de padres, o abuelos, que solo ellos pueden tomar esa decisión tan importante. Nuestro papel, en este sentido, sin embargo, puede ser de mucha ayuda si antes logramos confianza con ellos.

En segundo lugar, no puede ser el miedo o la vergüenza lo que prime en nuestras conversaciones con ellos. Debemos transmitirles que el sexo puede ser maravilloso, pero también tiene sus riesgos.

Ellos tienen que saber que las enfermedades de transmisión sexual o los embarazos no planificados no son un chiste. Además, la actividad sexual también puede tener riesgos emocionales. Tener sexo sin estar listo, tener sexo con alguien que en quien no se confía o respeta -o que no le respeta o confía en él o ella-, o tener sexo que no le haga sentir bien puede causarle emociones estresantes. Hay que explicarles que el sexo no debería causarle estrés.

En todo caso, una vida sexual saludable debe permitirle a nuestros hijos encajar perfectamente con toda su personalidad, incluyendo sus valores personales, sus objetivos escolares y profesionales y los riesgos físicos y emocionales que están dispuestos a tomar. Es ahí donde nuestro papel como padres sale a relucir.

No podemos tener temor o vergüenza para hablar de sexo con nuestros muchachos
No podemos tener temor o vergüenza para hablar de sexo con nuestros muchachos

¿Quieren otro consejo? En esas conversaciones que logremos con ellos sería ideal ponerlos a pensar sobre determinadas cuestiones: ¿Querrá tener sexo porque realmente lo desea o porque lo están presionando para hacerlo? ¿La familia y sus amigos le apoyarán en esta decisión? ¿Qué tan importante es tener sexo ahora para ellos? ¿Deseará el o ella comprometerse en una relación estable antes de tener sexo? ¿Así lo piensa también su pareja? ¿Cuáles son las ventajas y desventajas de tener sexo adolescente? Antes de que se decida, como padres, debemos asegurarnos de que al menos reflexione sobre estas interrogantes, ¿no lo creen?

Acerca Hugo Ferreiro Anglés

Le puede interesar

No puede haber impunidad ante un acto racista

Al calor de una festividad ajena por completo a nuestra identidad cultural, aunque cada vez …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *