Los parques de los médicos

En Matanzas existen numerosos parques dedicados a personalidades de nuestra historia, donde se erigen monumentos a su memoria, y varios que rinden homenaje a médicos.

Una de las figuras más relevantes de la historia matancera fue Pedro Estanislao Betancourt Dávalos (1858-1933). Su nacimiento ocurrió en la Finca La Palma, Sabanilla del Encomendador, hoy Juan Gualberto Gómez.

Inició sus estudios de medicina en La Habana y se graduó en Madrid en 1881. Este mismo año comenzó a ejercer en la ciudad de Matanzas. Más tarde completó su formación en París.

Sin embargo, Pedro Betancourt es más conocido en nuestra historia por su desempeño en la Guerra del 95. Llegó a ser jefe del Ejército Libertador en Matanzas y culminó la guerra con el grado de Mayor General.

En Matanzas hay dos parques dedicados a su figura. Uno en el pueblo principal del municipio que lleva su nombre. El otro en la capital provincial, ubicado en la Calzada de la Playa, que antes estuvo cerca del antiguo malecón.

Otro médico matancero que sobresalió en las luchas por la independencia de Cuba fue Eusebio Hernández Pérez (1853-1934). Nacido en Colón, alcanzó el grado de General de Brigada en la Guerra del 95.

Fue en España donde se graduó de Licenciado en Medicina en 1887. Después realizó estudios en Francia y Alemania entre 1888 y 1892. Se le considera una de las grandes figuras de la obstetricia y la ginecología en Cuba.

En Colón existe un monumento a su figura en el parque central de la localidad. Además, la Filial de Ciencias Médicas de su ciudad natal lleva su nombre.

Otro médico al que se rinde homenaje en Matanzas es Armando Carnot Veulens (1884-1926). Se graduó de doctor en cirugía dental en 1905 y de doctor en medicina y cirugía en 1907. Laboró en el Hospital Calixto García y en el Hospital Civil de Matanzas.

Fue conocido como el “médico de los pobres” por su compromiso y dedicación. Llegó a ser alcalde de Matanzas entre 1916 y 1921. Tras su prematura muerte se le erigió un busto en el parque infantil que se encuentra a la entrada del barrio de Versalles.

Por último, hay que referirse al Parque Eleuterio Paz Gómez, ubicado en Jagüey Grande. Es un caso único entre todos los mencionados, pues en ese lugar se le rinde homenaje por su labor asistencial como médico.

Eleuterio Paz Gómez (1854-1918), nació en Castillo de Bayuela, Toledo, España. Llegó a Cuba en 1875, después de graduarse. En 1896 se estableció en Jagüey Grande.

Mantuvo una destacada actitud en la atención a heridos y enfermos durante la Guerra del 95, especialmente durante la reconcentración. Fue el primer jefe local de sanidad en Jagüey Grande. Se le conoció como “el paño de lágrimas de los pobres” y que “había hecho de su profesión un sacerdocio”. (ALH)

Acerca Luis Ernesto Martínez González

Le puede interesar

Iniciará el 24 de junio homologación de vehículos de motor, remolques y semirremolques ensamblados por partes y piezas

El próximo 24 de junio a las 8:00 de la mañana iniciará en todo el …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *