Eusebio Guiteras, el maestro que nos enseñó a leer

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 3 Promedio: 5)

José Martí lo llamó “matancero amado” y también “maestro de la leyenda”. Para orgullo nuestro, en la historia de la educación cubana Eusebio Guiteras Font ocupa un lugar de privilegio.

Nació en la cuna de los Guiteras, ilustre familia que dio a Cuba, desde maestros insignes, hasta médicos ilustres y revolucionarios con talla de estadistas. Al nacer, el 5 de marzo de 1823, veía la luz uno de los más grandes hijos de Matanzas en toda su historia.

Siembra fecunda

Fue alumno de José de la Luz y Caballero en el Colegio de San Cristóbal de Carraguao, de quien aprendió el arte del buen maestro. Junto a sus hermanos Antonio y Pedro José, contribuyó al brillo intelectual de su ciudad natal.

Viajó por Europa y los Estados Unidos para estudiar las nuevas ideas acerca de la educación. Desde muy joven fue sospechoso de infidencia, por lo cual guardó prisión en 1849.

Dirigió el Colegio La Empresa entre 1850 y 1852, apenas dos años, pero su nombre quedó unido para siempre al de esta escuela de cubanía. A pesar de su prestigio, no aceptó la propuesta de su maestro Luz para que lo sustituyera en la dirección del Colegio El Salvador.

Estuvo entre los fundadores del Liceo de Matanzas y colaboró en varias revistas literarias con poesías, textos en prosa y traducciones. Fue autor de una Guía de las Cuevas de Bellamar, considerada la primera guía turística editada en Cuba.

Su mayor obra fueron los cuatro libros de lectura que publicó entre 1856 y 1868. Se utilizaron largo tiempo en los colegios cubanos, aunque, debido a su evidente patriotismo, fueron prohibidos por el gobierno español.

Lejos de la patria

Salió de Cuba en 1869 para no volver y se radicó en Estados Unidos. Allí siguió poniendo en alto el nombre de su patria y su Matanzas querida. Volvió a editar varios libros y dio a conocer novelas y textos para la enseñanza.

Murió en Filadelfia el 24 de diciembre de 1893. Meses antes había recibido la visita de José Martí, quien publicó en Patria un testimonio de aquel encuentro, donde valoró con justeza el significado de su vida y obra para los cubanos.

En las palabras del Apóstol quedó el eterno reconocimiento de Cuba a la labor del maestro matancero Eusebio Guiteras: “En sus libros hemos aprendido los cubanos a leer: la misma página serena de ellos, y su letra esparcida, era como una muestra de su alma ordenada y límpida: sus versos sencillos, de nuestros pájaros y de nuestras flores, y sus cuentos sanos, de la casa y la niñez criollas, fueron, para mucho hijo de Cuba, la primera literatura y fantasía”.

Acerca Luis Ernesto Martínez González

Le puede interesar

Nurys Álvarez Pino: el placer de educar con alegrías y ternura en la Primera infancia

¡Haz clic para puntuar esta entrada! (Votos: 0 Promedio: 0)Nurys Álvarez Pino reconoce que educar …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *