Danzonete

Allá en Matanzas se ha creado
Un nuevo baile de salón…

Cada mañana cuando hurgo la gaveta donde guardo los objetos personales, tropiezo con la vieja filarmónica de mi padre. Alguna que otra vez la soplo sin lograr ninguna melodía reconocible. Otro tanto ocurre con mi nieta Stephany que lo intenta cada cierto tiempo. Nadie como mi padre ha podido despertar el ánima del pequeño instrumento. Años atrás animaba muchas reuniones familiares, cuando interpretaba sabrosos danzones, guajiras y el danzonete, que había sido un gustado baile de salón.
El danzonete Rompiendo la rutina, del músico, compositor y maestro matancero Aniceto Díaz, inauguró el género con elementos del Danzón y del Son que por entonces se imponían entre los bailadores.
Diversas fuentes citan una invitación del Casino Español de Alacranes a la orquesta de Aniceto Díaz, para amenizar el bailable de presentación de la Reina del Carnaval y sus damas de honor, ocurrida en febrero de 1928.
Durante el festejo en que participaría además un septeto sonero, Aniceto comprobó con amargura la decadencia del Danzón, ritmo defendido por su orquesta. La preferencia del Son era notable para la época.
La penetración de otros ritmos foráneos atentaba también contra la permanencia del Danzón. Obras y arreglos de músicos norteamericanos se habían introducido en el repertorio de las bandas militares.
Entonces Aniceto asumió la necesidad de introducir cambios en el Danzón, ritmo creado décadas atrás por Miguelito Failde, otro matancero brillante.
Poco tiempo después, el 8 de junio de 1929, sería estrenado el danzonete Rompiendo la rutina en el Casino Español de Matanzas. Su título seguramente aludía a los sucesos de Alacranes.
Este 10 de julio se conmemoran 60 años del fallecimiento de José Manuel Aniceto Díaz ocurrida en1964.
Había nacido en Matanzas el 17 de abril de 1887. Desde muy joven manifestó su afinidad por la música.
Estudió el figle con Eduardo Betancourt, instrumentista de la Orquesta de Miguel Failde y en 1902 sustituyó a su maestro en la orquesta. Estudia flauta y piano y en la segunda década del pasado siglo cosecha sus primeros éxitos como flautista y compositor.
Entonces compone sus primeros danzones como El chiflido, La Pulga y La niña de los besos. En 1914 crea su propia orquesta y en mayo del propio año se presenta en el Liceo Artístico de Matanzas.
A partir de Rompiendo la rutina la orquesta fue muy demandada en salones, teatros y emisoras radiales.
Aunque la popularidad del nuevo ritmo no se mantuvo por mucho tiempo, durante su auge cosechó importantes éxitos que llegaron a influir en los principales autores de la época.
La cienfueguera Paulina Álvarez, conocida como La emperatriz del Danzonete, alcanzó importantes lauros interpretando el gustado género musical.
Aniceto Díaz murió en La Habana hace 60 años. Su memoria permanece en el imaginario de muchos como una figura destacada del pentagrama nacional. En cambio el Danzonete es menos escuchado, aunque es justo destacar el empeño de la orquesta Failde, al grabar Rompiendo la rutina con lamusicalísima Beatriz Márquez.
Hoy me cabe recordar recordar las tardes en que mi padre orgulloso interpretaba la pieza fundacional. Tal vez mañana, Stephany, mi nieta, llegue a sorprenderme con la ejecución al piano del sabroso Danzonete. Por lo pronto aún escucho el ronroneo de la vieja filarmónica que repite para siempre:

“Danzonete, prueba y vete
yo quiero bailar contigo
al compás del danzonete”

Acerca Ángel Rodríguez Pérez

Le puede interesar

Organizan actividades para hoy 17 en Matanzas

Hoy miércoles 17 de julio se realizarán  en Matanzas diversas actividades recreativas por este verano …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *