Foto: PL

La Coubre y el dolor de un pueblo que no olvida

Han transcurrido 63 años de aquel viernes de espanto del 4 de marzo de 1960 y, al repasar las imágenes, es difícil no conmoverse ante tanta destrucción y dolor esparcido entre el mar y la tierra de la capital del país.

Eran alrededor de las 3:10 de la tarde cuando una enorme explosión sacudió La Habana, y un hongo de ribete negro se elevó sobre la zona portuaria de la bahía, oscureciendo el horizonte.

Había estallado el vapor francés La Coubre (llegado a Cuba esa mañana) durante la descarga de armamentos y municiones destinados a la defensa de la Revolución naciente. El escenario era desgarrador.

Aquella primera explosión dejó sin techo las bodegas, dañó la popa del barco y causó numerosos muertos y heridos; pero lo peor estaba por venir. Mientras obreros, policías, portuarios, bomberos, soldados y vecinos acudían al lugar para prestar su ayuda, una segunda detonación agigantó la tragedia.

Restos humanos, un fuego extendido y gritos de dolor por todas partes conformaron el panorama dantesco que cobró la vida a más de un centenar de personas, y dejó alrededor de 400 heridos.

En la Isla no hizo falta mucho tiempo para saber que aquel acto terrorista tenía como autor a la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de Estados Unidos; siendo este el primero de una larga lista de sabotajes dirigidos a sembrar el miedo entre los cubanos.

Sin embargo, la respuesta de Fidel en el sepelio de las víctimas fue contundente: Cuba no renunciaría a su libertad ni a sus ideales. «No solo sabremos resistir cualquier agresión, sino que sabremos vencerla» afirmó; y desde entonces, en la Mayor de las Antillas, la convicción ha sido de ¡Patria o Muerte!; que es también la permanente firmeza de un pueblo que no olvida a sus muertos, ni vende su dignidad.

Acerca Redacción TV Yumurí

Le puede interesar

La Ley de Salud Pública fortalecerá el Sistema Nacional de Salud

Una normativa para fortalecer el Sistema Nacional de Salud y asegurar el acceso a los …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *