A más calor, más sudor refrigerante

El calor nos hace sudar porque somos animales de sangre caliente. Las reacciones químicas que hacen funcionar nuestro cuerpo son muy sensibles a la temperatura y contamos con un buen mecanismo termorregulador, que es precisamente la sudoración.

La mayoría de los mamíferos sudan por la mucosa nasal, por la lengua y la boca. Los humanos regulamos la temperatura con cinco millones de glándulas sudoríparas repartidas por la piel, y disipamos el 95% del calor del cuerpo cuando rebasamos la temperatura normal.

El sudor, unido al aire exterior, produce un efecto refrigerante, y mientras más seco sea el aire más refrigera.

Con información de Muy interesante

Acerca Aurora López Herrera

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *