Mi otra familia: el Comando 8

Con tan solo 20 años, el Servicio Militar Activo puso a prueba al Mayor Maykel González Zamora. La estación de bomberos del comando número 8 de Unión de Reyes constituyó desde el inicio su otra familia.

Salvar vidas y el amor a la profesión que realiza resultan las frases más repetidas por el Mayor mientras transcurría la entrevista.

El incendio en la Base de Supertanqueros y el derrumbe en la pared de la chimenea en la CTE Antonio Guiteras demostraron la peripecia y la voluntad de los bomberos unionenses de ayudar a los más necesitados.

Muchas experiencias y un camino pedregoso no impiden que los ojos de Maykel se iluminen después de transcurrido dos décadas en el sector. Con su mirada expresa el orgullo que siente de ser bombero.

La responsabilidad y el amor por el trabajo que realizan caracteriza la labor de los bomberos. ¿Por qué elegir este camino?

“El 15 de agosto del 2002 fui llamado al Servicio Militar para formar parte de las filas del Cuerpo de bomberos, y en este mismo comando fui soldado por un año. Poco a poco me enamoré de la profesión y decidí cursar estudios en la Academia de La Habana, y pasar el curso por un período de dos años y medio. Fue así como me preparé en la Academia Nacional.”

Después de culminar los estudios regresa al comando, esta vez como Jefe de Compañía. El período transcurrido en la capital de los cubanos sirvió para que amara más la profesión. “Ser bombero significa trabajar con el pueblo, ayudar a las personas y salvarles la vida.”

¿Cómo transcurre los días de un bombero en el Comando?

“La vida de un bombero no es más que capacitación constante. Debe prepararse a diario, tanto psicológica como físicamente, porque los eventos que puede enfrentar son disímiles: lo mismo un accidente, que quedar atrapados o un incendio de grandes proporciones, entre otros escenarios que nunca tienen horario.

El miedo existe. Todos en algún momento hemos sentido temor, pero no podemos perder el sentido de enfrentar las situaciones, de ayudar, de salvar vidas.”

Dentro de las misiones realizadas, ¿cuál resultó la más arriesgada?

“Son varias las experiencias, las más recientes fueron el incendio de grandes proporciones en la Base de Supertanqueros en Matanzas y el derrumbe de la pared en la CTE Antonio Guiteras. El incendio fue algo sin precedentes en Latinoamérica, pero lo enfrentamos. Dentro del siniestro estábamos conscientes que habían compañeros fallecidos, pero eso nos dio más fuerza, nos dio voluntad y más deseos de trabajar la pérdida de los compañeros.”

Refiere como la peor experiencia la de “admitir la muerte de los compañeros”.

La principal responsabilidad de Maykel radica en guiar a los más jóvenes que se interesan por la profesión, y enseñarlos a actuar ante las disímiles situaciones que se presentan a diario.

¿Cuánto tiempo dedica a la familia?

“La familia de los miembros del Ministerio nos ve poco, y tienes que aprovechar el tiempo al máximo con ellos. No tenemos ni horarios ni días, y la familia en estos 20 años ha sido una pieza fundamental. Sin el apoyo mis familiares más cercanos no ostentaría mis mayores logros.” (ALH)

Acerca Roxana Valdés Isasi

Le puede interesar

Una feria de adopciones para emprender con huellas

Este sábado 22 de junio a las 10 de la mañana tendrá lugar una feria …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *