China desarrolla naves espaciales reutilizables para enviar turistas al espacio

La compañía CAS Space, dependiente de la Academia de Ciencias de China, se encuentra desarrollando una serie de cohetes y naves espaciales reutilizables para enviar turistas más allá de la atmósfera terrestre en vuelos de corta duración, según explicó su presidente y fundador, Yang Yiqiang, citado por China Daily.

Los interesados deberán pagar aproximadamente 300.000 dólares, pero antes deberán realizar un entrenamiento similar al de los taikonautas.

«Junto con el rápido desarrollo de la tecnología espacial, un recorrido espacial para la gente común ya no es una fantasía, sino que se está convirtiendo en una realidad», aseguró Yang, agregando que «un viaje al espacio exterior brindará a los turistas una experiencia completamente nueva que nunca antes habían tenido».

De acuerdo con el máximo representante de CAS Space, el cohete será impulsado por 5 motores, teniendo un peso de alrededor de 70 toneladas. En el caso de la nave espacial, esta tendrá una altura de 3 metros y un diámetro de 3,35 metros, así como 4 ventanas grandes. Se prevé que el vuelo se realice sin pilotos ni controladores, ya que la nave será operada basándose en algoritmos preestablecidos.

Yang señaló que se podrá obtener una versión final, tanto del vehículo de lanzamiento como del de la tripulación, después de llevarse a cabo al menos 15 vuelos de prueba. El primer vuelo se efectuará el próximo año para evaluar su diseño general, además de comprobar la capacidad de los motores y del equipo de aterrizaje.

La nave espacial tendrá una capacidad para transportar hasta 7 personas a una altitud de más de 100 kilómetros, que sería 10 veces la altura a la que vuela un avión comercial. Esto significa que la nación asiática podría trasladar pasajeros por encima de la Línea de Karman, que se considera el límite entre la atmósfera y el espacio exterior, lo que les permitiría observar cuerpos celestes y experimentar la ingravidez, aunque sea por un corto período de tiempo.

«Nuestra idea es que después de que el cohete alcance la Línea de Karman, la nave se separará y continuará volando con la fuerza de la inercia», indicó Yang Yiqiang, especificando que «el cohete volverá a entrar en la atmósfera y hará un aterrizaje suave usando sus propios motores, mientras que la nave regresará con sus paracaídas».

300.000 dólares por vuelo
Por último, mencionó que una vez que el programa esté abierto al público, los interesados deberán pagar aproximadamente 300.000 dólares, pero antes deberán realizar un entrenamiento de preparación similar al de los taikonautas, pero más simple. La empresa CAS Space firmó un acuerdo de cooperación con la agencia de viajes estatal CTG Travel para desarrollar el mercado del turismo espacial. (ALH)

Acerca tvyumuri

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.