Acceso abierto a la información, por una aldea global del conocimiento

Desde 23 de octubre y hasta el próximo día 27 especialistas, editoriales académicas e instituciones científicas de buena parte del mundo se reunirán en la Universidad Autónoma de México en el marco de la Cumbre Global de Acceso Abierto Diamante.

Conforme a lo establecido sobre Ciencia Abierta por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), la cita pretende agrupar a los actores del norte y el sur en un diálogo que busca instrumentar acciones colectivas donde la equidad, la sostenibilidad, la calidad y la usabilidad sean los pilares  

Se trata de un intento por encontrar puntos comunes que favorezcan el fortalecimiento del desarrollo científico a partir de una infraestructura compartida, del incremento de las capacidades y del entendimiento de la importancia del Acceso Abierto. Por primera vez la comunidad de Acceso Abierto Diamante se reúne en Toluca para establecer, además, principios globales que unen las iniciativas impulsadas en diversos contextos locales.

Coorganizada por Redalyc, la Universidad Autónoma del Estado de México, AmeliCA, la UNESCO, CLACSO y el Plan de Acción para el Acceso Abierto Diamante, la cumbre combinará dos conferencias. La primera tiene que ver con el IV Congreso Internacional de Editoras/es de Redalyc, mientras el otro dará la bienvenida a la Segunda Edición del Diamond Open Acces Conference que reúne a los signatarios del Plan de Acción para el Acceso Abierto Diamante.

Devenido uno de los derechos fundamentales de la sociedad contemporánea, el acceso abierto a la información se ha convertido en una de las cuestiones que más ha preocupado desde la revolución tecnológica. El gran número de pactos y convenciones realizados hasta la fecha hablan por sí sola de cuanto ocupa el tema, pues ello repercute, por ejemplo, en el derecho a la educación y se supone transversal a otros procesos sociales y económicos.

En Cuba desde la Conceptualización del modelo económico y social de desarrollo socialista y el Plan nacional de desarrollo económico y social hasta 2030 se esbozan los principios de la política comunicacional y se suscribe el compromiso estatal de   “garantizar una correcta implementación de la política de comunicación” y “desarrollar y sostener la infraestructura de las telecomunicaciones para lograr acceso universal y uso productivo de las tecnologías de la información y las comunicaciones”.

Objetivos que pasan de manera irremediable por la formalización de un marco jurídico- institucional, así como por cuestiones de índole simbólica asociadas al déficit de participación y  discusión en torno a este tema en el país; la escasa cultura de la transparencia y la rendición de cuentas de las instituciones públicas; la ausencia de estructuras organizacionales de dirección de la comunicación; así como los desiguales niveles en la cultura profesional entre los diferentes actores del panorama comunicativo cubano.

Sin embargo, entre las acciones que se han implementado se encuentra la Política de Comunicación del Estado y del Gobierno cubanos que fue aprobada en enero de 2018, luego de ser evaluada y ratificada también por la dirección del Partido. Esta abarca la sociedad en su conjunto y debe ser cumplida por los órganos, organismos del estado, el gobierno, otras formas de propiedad no estatales, los medios de comunicación masiva, las organizaciones políticas y de masas, asociaciones, fundaciones, todos los ciudadanos que residen de manera permanente o temporal en Cuba o que transiten por el territorio nacional.

También se halla la política para el perfeccionamiento del sistema de la informatización de la sociedad. De esta forma, se ha incrementado el acceso a la información y al conocimiento a través de los avances tecnológicos, no solo con el aumento de conectividad y la telefonía móvil, sino por la aparición de nuevas plataformas tecnológicas y aplicaciones.

Asimismo, la creación del Instituto de Información y Comunicación Social, como Organismo de la Administración Social del Estado, que tiene la misión de conducir y controlar la Política de la Comunicación Social del Estado y el Gobierno cubano; proponer su perfeccionamiento, así como contribuir a fomentar la cultura del diálogo y el consenso en la sociedad cubana.

De igual forma, organizaciones de la sociedad civil rabajan para este propósito. Una de ellas es la Unión de Informáticos de Cuba, que constantemente busca cómo acercar las tecnologías de la información y las comunicaciones a los sectores vulnerables, a las comunidades más distantes, a las personas que por diferentes razones no han tenido el contacto necesario con estas herramientas. Y lo hacen con énfasis en la erradicación de la brecha digital de género

Otros proyectos, como Acceso Abierto, de la Facultad de Comunicación de La Habana, ponen empeño en visibilizar el ecosistema del Acceso Abierto (datos abiertos, educación e innovación abierta, licencias y software libres), para concientizar en torno a los beneficios del acceso gratuito y responsable a la información, promover una cultura de apertura al conocimiento, explorar el uso de herramientas y plataformas tecnológicas en abierto y contribuir a institucionalizar un movimiento de Acceso Abierto.

Haroldo Miguel Luis Castro/Cubahora

Acerca Redacción TV Yumurí

Le puede interesar

Impacto ambiental sin precedentes por conflicto en Gaza, afirma ONU

El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma) consideró sin precedentes el …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *