domingo , 29 noviembre 2020

Embarazo…¿Todo a su tiempo?

La  espera convierte  el  reloj  en  una  obsoleta  máquina  del  tiempo.  En  la  pared,  quedan  enmudecidas  y  quietas  las  manecillas  del  reloj  con  la  imagen  de  fondo   de  una  vieja  cigüeña.  Pensaba  aquel  objeto  era  funcional,  pero  ya  demolía  su  maquinaria en  el  vacío.  Ese  cuento  de  que  los  niños  los  traen  estas  aves  fantásticas  confina  la  añeja  fábula  y  ciertamente desde hace mucho representa una utopía  para  quienes  se  encuentran  en  consulta.  Han  esperado  un  bebé  durante  más  de  un  quinquenio  y  la  famosa  cigüeña,  ausente  en  su  misión.  Todo  lo  natural  se  gesta  en  cuatro  paredes.

Se  observan  los  pies  impacientes,  manos  desesperadas;  como  cuando  se  quiere  serruchar  el  piso  y  martillar  las  paredes.  Algunas  miradas  denotan  el  agotamiento  por  los  kilómetros  de  viaje.  Llegan  los  pacientes  de  diferentes  provincias  de  Cuba:  CienfuegosVilla  ClaraSantis  SpíritusCamagüeyCiego  de  ÁvilaMatanzas,  incluso  de  la  Habana.

Emerge  el  sitio  de  la  esperanza,  como  una  gran  empresa  donde  se  fabrican  los  ejemplares  más  codiciados.  ¿Y  el  precio?  Para  que  hablar  de  eso.  ¡Imagine  usted!,  extremadamente  caro:  Esfuerzo,  dedicación,  horas  de  insomnio,  desvelo,  el  dinero  de  los  15,  la  rebeldía  de  la  adolescencia,  las  crisis,  pero  todo  ello  se  acorta  con  el  nuevo  producto  que  fabrica  la  Compañía  Praxedes´s  Baby,  topónimo  que  adquiere  por  el  nombre  de  la  jefa  del  servicio  de  la  consulta  de  infertilidad  en  la  provincia cubana  de  Cienfuegos  Cientos  de  parejas  infértiles  todavía  se  encuentran  en  espera  del  primer  amor,  aunque  al  llegar  a  la  adultez  se  desprenda  del  árbol  que  lo  viera  crecer  para  encauzar  su  destino.

De  pronto  abren  la  puerta  y  entra  alguien  que  ya  recibió  el  obsequio:  tres  efectivos.  No  vienen  envueltos  en  papel  de  celofán,  solo  en  sábanas  de  aquella  canastilla,  bordada  con  cada  detalle  de  la  vida.  Las  miradas  quedan  atónicas,  chocan  de  pared  a  pared.  Todos  saben  que  quizás  esa  puede  ser  su  experiencia.  Algunos  ríen,  otros,  solo  callan.

–  ¡Pal  carajo!,  tres  -se  escucha  uno  de  los  que  piensa  en  voz  alta  ya  como  futuro  papá.  Si  difícil  es  criar  uno,  imagínense  a  trillizos  de  una  vez.  La  situación  está  dura  pero  que  sea  lo  que  Dios  quiera…  tendré  que  amarrarlos  de  la  pata  de  la  mesa.  ¿Me  imagino  los  médicos  aquí  también  recetan  un  tratamiento  psicológico?

–  Es  como  para  volverse  locos, afirma otro.

–  ¡Coño!,  ustedes  son  de  los  míos,  dice  una  paciente.  Yo  también  quisiera  tres  de  un  palo.  Algunos  ríen,  mientras  la  recepcionista  les  asegura  que  todo  es  posible.  “Ella  tuvo  estas  crías  al  tercer  intento”,  dice.

Varias  son  las  exclamaciones  en  el  confesionario.  Algunas  entre  las  parejas,  otras  lanzadas  al  público  como  bromas.  Pero  la  ternura  hace  olvidar  las  horas  de  llanto,  los  problemas  de  la  alimentación,  el  puto  bloqueo,  la  canastilla,  el  transporte  y  los  dolores  del  parto.  El  precio  de  la  malanga,  el  guagüí,  el  plátano,  la  carne,  la  leche…  La  ausencia  del  detergente,  el  jabón,  los  pampers,  las  toallitas  húmedas…  para  qué  decir  más.  Sin  dudas  todo  queda  en  un  segundo  plano  ante  la  necesidad  de  ver  florecer  el  árbol  de  la  vida.

Hoy  entran  cuatro  al  proceso  de  extracción  de  óvulos,  donde  con  la  ayuda  de  los  espermatozoides  se  formarán  los  embriones  a  transferir  en  casa  húmeda  y  maternal.  El  primer  intento  había  sido  hace  más  de  tres  meses  y  ahora  los  nervios  más  que  nunca  corroen  los  huesos.

La  doctora  entra,  sale,  saluda,  tira  algunas  jaranas,  pero  vuelve  a  su  carácter  fuerte,  ético  y  misterioso.

  • Voy para  el  salón,  los  ultrasonidos  que  quedan  van  a  demorar  un  poco,

Regresan  las  caras  absortadas,  pero  tiene  que  ser  así.  Todo  a  su  tiempo.  Aquellas  cuatro  luchadoras  entran  por  un  pasillo  frío,  extremadamente  congelado  por  la  inquietud.  El  proceso  como  toda  operación  lleva  riesgos  y  en  este  procedimiento,  anestesia.

Después  del  primer  pinchazo  la  vista  se  oscurece  y  revela  uno  de  los  pocos  momentos  que  no  sienten  el  dolor  y  solo  disfruta  el  momento  el  equipo  médico.  A  una  le  sacan  dos  óvulos,  a  otras  dos,  cinco  y  a  la  última  once  óvulos.  ¡Muchacha  once  óvulos!,  hasta  la  doctora  se  asombra.  Con  este  complemento  se  construirán  los  ejemplares…

Desvelados  se  muestran  los  ojos.  Todavía  no  llaman  a  quienes  deben  volver  a  los  vicios  de  la  adolescencia,  pero  en  esta  ocasión  más  que  justificada.

¡Vamos,  los  cuatro  esposos!  Insiste  la  recepcionista  y  todas  las  miradas  se  vuelcan  para  los  rostros  de  los  bateadores  designados.  Al  fin  llega  el  momento  luego  de  cinco  interminables  horas.

Como  es  costumbre  para  los  cubanos  hasta  para  masturbarse  hay  que  hacer  la  cola,  de  uno  en  fondo,  como  dice  una  de  las  mujeres  sentadas  en  el  salón.  Todos  ríen,  menos  quienes  ya  casi  tienen  cayos  en  las  manos  y  se  acuerdan  de  la  pubertad.  En  esta  sala  está  de  moda  masturbarse  dice  uno  de  los  implicados  como  para  justificar  el  espinoso  momento  que  vive  y  esconder  la  pena  pronunciada  por  el  machismo  y  los  conflictos  de  la  masculinidad.

Por  un  pasillo  se  busca  el  cuarto  de  desahogo,  no  el  de  guardar  los  instrumentos  de  casa,  sino  el  otro.  El  de  despedazar  los  deseos  y  la  abstinencia  por  cuatro  o  cinco  días,  porque  además,  es  una  exigencia.  Uno  ya  está  dentro.  Afuera  los  otros  tres  hombres  se  animan  y  hacen  gala  a  la  boca  ancha  del  recipiente,  donde  se  deposita  todo  el  semen.

Hace  algún  tiempo,  había  que  agenciárselas  porque  casi  era  un  tubo  de  ensayo  y  mira  que  era  complicado.  En  medio  de  la  excitación  y  los  temblores  característicos  había  que  concentrarse  o  se  perdía  la  mitad  del  material  y  ahí  sí  que  se  ponía  mala  la  bióloga.

Un  momento  tenso,  de  esfuerzos,  pensamientos,  ilusiones,  pero  al  fin  ya  está…  En  el  frasco  llevan  cientos  de  miles  de  espermatozoides.  Algunos  más  ágiles,  otros  más  lentos,  otros  lamentablemente  muertos.  Van  de  lo  más  emocionados  en  busca  de  su  óvulo,  como  si  fuera  el  primer  día  de  escuela  para  un  niño,  para  luego  de  una  lucha  sin  precedentes  iniciar  la  formación  de  uno  o  varios  embriones  como  este  que  cuenta  su  recorrido  por  lo  que  llamamos  fecundación.

TV Yumurí en Youtube

Acerca Karel Ricardo Roque

Graduado en la Universidad de Matanzas en la Licenciatura en Periodismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *