martes , 1 diciembre 2020

Capitán eterno de Barquito de Papel

Marineros de todas las edades navegan sus barcos de papel en homenaje al dramaturgo y director de televisión Jesús del Castillo Rodríguez.

Chuchi, como le llamaban cariñosamente, encontró en la actriz matancera Fara Madrigal su alma gemela, su fiel compañera de sueños y aventuras. Juntos engendraron maravillas, y regalaron a nuestros infantes un apetitoso Tentempié de historias y títeres.

Este mago de las letras tornó su varita de grafito en vuelos de mariposas, procuró ser feliz al lado de su burro Caturro, prefirió la compañía del perrito Rikifito o el arrullo de Rufino, y emprendió viajes maravillosos con el conejo Cresponejo.

Con Deporte Nacional dedicó un jonrón literario a los peloteros de Matanzas y en las aguas del San Juan contempló la mirada esmeralda de “La niña de los sueños”.

Proa a la imaginación, Chuchi capitaneó el Barquito de Papel preferido por los niños cubanos, programa al cual dedicó casi mil guiones, recompensados con 18 años de premios.

Hoy, cobran vida personajes como “Pipepa”, obra por la cual mereció el Premio Casa de Las Américas en 1998. Su legado perdura en cada títere de la ciudad, entre los cantos y danzas de nuestros pequeños, a quienes siempre profesó cariño y respeto.

Y mientras un “Kikirikí” ilumina la alborada, el aroma de “Floripondín y Azucena” perfuma la galería Tentempié que lleva su nombre, tesorera de las pasiones que desbordaron la vida de este hacedor de sueños.

Chuchi pensó en marcharse como creyó mejor: así, de repente. Sin embargo, habitará para siempre en las nuevas generaciones de tiburones y calamares, quienes eternamente navegarán su Barquito de Papel.

 

TV Yumurí en Youtube

Acerca Saili Domínguez Cruz

Un Comentario

  1. Natividad Martínez Cabrera

    Muy hermoso y real la historia de ese baluarte del arte cubano, Chuchi, como cariñosamente siempre le llamamos, porque vive entre nosotros y como en sueño lo vemos pasar taciturno, concentrado en su nueva creación para hacernos vivir algo bonito, no sólo a los niños, también a los mayores, junto a su gran mujer Titilla como cariñosamente le llamo, quién entre los dos entregaron y entregan lo mejor de un ser humano. Quienes los conocimos tuvimos y tenemos el privilegio de tener una gran suerte. Con todo mi amor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *